lunes, 31 de diciembre de 2012

Chávez, la imagen y el número



El proceso que, a falta de una definición mejor, continúa llamándose la revolución cubana, siempre se ha fundamentado en el uso de la imagen y los números, en ocasiones de una forma burda, pero siempre efectiva. Nada más alejado de ese uso del simbolismo que lo que en estos momentos está ocurriendo en La Habana con el presidente venezolano Hugo Chávez. Sin otra opción que tener que aceptar que sea precisamente en estos días cuando al parecer se decida el futuro más o menos inmediato de Venezuela, la cúpula del poder en Cuba asiste a una muerte anunciada de la que sus miembros forman parte, con la responsabilidad de que las maquinaciones, la pompa y la ceremonia alrededor del cadáver estén principalmente a su cargo, pero con el pensar y el reproche ante la posibilidad de que ésta ocurra alrededor de una fecha: la efeméride del triunfo revolucionario empañada por el fin de quien es hoy su principal benefactor.